LaMoon Restaurante

Preparación de comida deliciosa

Receta ragout de ternera

Un ejemplo de plato completo es la receta que os ponemos a continuación. Tiene casi de todo: carne, verduras y patatas, incluso vino tinto. El ragout de ternera también se llama guiso de ternera o estofado de ternera con patatas. Así se hace.

Ingredientes

Receta ragout de ternera

De carne puede utilizarse morcillo, falda o cualquier otra pieza de ternera que sirva para guisar. Le pedimos al carnicero que nos lo limpie bien, sin huesos ni ternillas.

Nosotros en casa le quitamos cualquier parte blanca que encontremos, lo partimos en trozos pequeños y la sazonamos con sal y pimienta negra molida.

Preparamos una sartén con un chorro generoso de aceite de oliva a fuego medio, y cuando esté caliente, sellamos la carne. Cuando la carne haya cogido color por todos los lados, la sacamos aparte a una cazuela amplia.

En el mismo aceite en el que hemos dorado la carne, añadimos la cebolla picada para que se sofría. Una vez blanda, incorporamos los ajos picados para que se sofrían un par de minutos.

Después, añadimos las zanahorias peladas y picadas, y los tomates pelados, sin pepitas. Lo mezclamos bien y dejamos que se sofría todo junto unos minutos, hasta que se vaya reduciendo, sin olvidarnos de removerlo de vez en cuando.

Una vez que tengamos el sofrito preparado, vertemos el vino tinto y dejamos que de un hervor. Juntamos este sofrito con la carne, le añadimos sal y hierbas aromáticas y lo cubrimos con caldo de carne para que cueza a fuego lento durante 1 hora mínimo.

El tiempo de la cocción depende del tipo de carne, pero estos cortes suelen necesitar mucha cocción para que se ablanden, pues tiene mucho tejido conjuntivo.

Pelamos las patatas y las lavamos bien. En vez de partirlas, hay que cascarlas, introduciendo el cuchillo y tirando hacia arriba para que trisquen. De esta manera sueltan el almidón que espesa la salsa.

Las añadimos a la cazuela y dejamos que sigan cociendo 30 minutos más, hasta que las patatas estén tiernas. Si vemos que tienen poco líquido, añadimos más caldo o incluso más vino tinto.

La salsa tiene que estar ligada y tener un color oscuro por el vino. Si vez que no liga bien, aplasta unas patatas con un tenedor o añade una cucharada de maizena disuelta en un poco de agua.

La cocción puede continuar hasta que veas que la carne está bien cocida, si te gusta que esté deshecha o simplemente tierna pero firme.

Probamos el plato y rectificamos de sal y especias si es necesario.